La base de nuestra fe

Suscribete para que recibas nuestro boletín con noticias recientes
Llena tu correo electrónico para que puedas registrarte. Al suscribirte, podrás mantenerte siempre informado de nuestras actividades.

Los principios básicos de nuestra fe

Jesucristo está central

  • Jesucristo es el único Hijo del Dios vivo. Él nació de una virgen y vivió como un hombre entre nosotros.
  • Murió en una cruz para el perdón de nuestros pecados y para la sanidad de nuestros cuerpos.
  • Se levantó al tercer día de entre los muertos y ascendió al cielo.
  • Él pronto volverá a la tierra para reinar.



La Biblia

  • La Biblia es la palabra infalible y autorizada de Dios en cada área.
  • Dios creó a través de su Palabra la tierra en seis días; no ocurrió nada sin Él.
  • Dios es Espíritu; Él es Todopoderoso, sin principio ni fín.
  • Dios es una Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.



Creer personalmente

  • Toda persona es pecadora y se perderá para siempre a menos de que se arrepienta de sus pecados y ponga su fe completamente en Jesucristo y por lo tanto así, recibirá la vida eterna.
  • Tiene que nacer de nuevo para entrar en el reino de Dios. Jesucristo es el único Salvador de la humanidad, que es siempre el mismo.
  • Cada seguidor de Jesús debe ser bautizado por inmersión en agua, como signo externo que tuvo lugar en su corazón.
  • Todo el que cree sólo en Jesucristo y sea bautizado, será salvo.
  • Creemos en el bautismo del Espíritu Santo, así como en el primer Pentecostés. El bautismo del Espíritu Santo es la promesa de Dios a todos los creyentes. La evidencia del bautismo del Espíritu Santo se da cuando una persona habla en lenguas. El Espíritu Santo nos da el poder y la capacidad de cumplir la voluntad de Dios aquí, en la tierra.



La oración

  • La oración es hablar y tener contacto con Dios.
  • A través de Jesucristo, cada creyente puede orar al Padre, y Su promesa es que Él nos escuchará y responderá.



Misión

  • La gran misión que Jesús da a cada iglesia es: Id, pues, todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. (Mateo 28:19).
  • Evangelismo puede ser hecho por todos los fieles en el lugar donde se encuentren.